23.1.14

Catching Up

Ni siquiera estoy segura de por qué tenía tantas ganas de hacer una entrada en el blog, pero acá estamos. Enero está por terminarse y yo me empiezo a horrorizar. Estoy por empezar la facultad y por primera vez me voy a meter en un mundo de gente desconocida y quedarme ahí a socializar. Sí, ese es mi miedo, la parte de no conocer a nadie, de estar en un lugar completamente nuevo. Busco consuelo en la parte de que "todos van a estar igual" pero claramente los nervios siguen ahí. Todavía me quedan unas semanitas, así que espero que no se pasen tan rápido como se pasó todo el verano hasta ahora. Igual tuve de mis momentos de relax y paz veraniegos, que después del año tan estresante que fue este 2013 creo que me los debía.


En cuanto a las expectativas de mi verano, no sabría definir como voy, creo que eso lo hago cuando ya se termina oficialmente. Sin embargo, hace dos días que vengo con el tema vida sana, más presente... y sí, son dos días pero hasta ahora estoy bastante contenta y lo estoy tomando con cierta seriedad teniendo en cuenta que también tiene mucho que ver mi salud en todo esto. Muchos ven el tema de vida sana directamente relacionado con un problema de obesidad y no, no tiene nada que ver. Lo digo yo, que toda mi vida comí sin pensar.
Todavía queda verano para mí y es por eso que quiero ponerme las pilas con las cosas que me quedan por hacer... desde ver a todos mis amigos hasta pintar la pared de mi pieza. Durante el verano anterior no me daba cuenta de todo lo que estaba consiguiendo, es ahora que lo hago, es después que uno siempre ve las cosas que logra y que por ahí no le costaban tanto. Las que molestan son aquellas que decidimos no hacer. En serio que intento grabarme que es mejor arrepentirse de hacer algo que de no haberlo hecho y el verano es el momento en el que en serio, no tengo excusas para dejar todo para después *hard time for Paula* así que más me vale no desperdiciarlo esta vez. Supongo que este es una especie de análisis de los últimos días pero mal no me viene. ¡A meterle onda a la cosa, a ver!

Entre los recuerdos de este verano, esta mariposa se hizo un lugar entrando a mi casa y logrando que nos quedemos hasta la una de la mañana buscando su especie y aún así no la encontramos. En sus alas veo un sapo.... les juro que sí.

No hay comentarios

Publicar un comentario

© the paulasMaira Gall